fbpx
Viaje para superar la ruptura de pareja

Ruptura de pareja: cómo superarla

¿Qué vas a encontrar en este post?

SUPERAR UNA SEPARACIÓN: UN LARGO VIAJE EN TREN

 

Rompes tu relación de pareja pensando que, con ese ‘The End’ acaba una mala película, y a continuación empezará la nueva, una con final feliz. Pero pronto descubres que esa nueva película no está, que por mucho que la esperas, no llega.

Y es que, para llegar de una película a la otra, necesitas realizar un largo viaje en tren, que te llevará por paisajes desconocidos. Algunos de ellos serán desiertos inhóspitos, otros bellos paisajes cubiertos de verdes prados y vivos colores.

Este artículo va de ese viaje en tren entre el momento en que tú y tu pareja os separáis y la nueva vida que deseas construir, tal vez con una nueva pareja. En él te cuento algunos aspectos que tal vez tú mismo/a ignoras sobre:

  1. Qué ha ido ocurriendo en la película que acabas de finalizar con la ruptura de tu relación de pareja.
  2. Los daños colaterales que tal vez no habías previsto al romperse tu relación.
  3. El viaje que te espera hasta llegar a un nuevo destino más feliz.

¿Me acompañas? Sigue leyendo.

 

ENCONTRAR PAREJA: EL SUEÑO DORADO

 

Todas las personas sueñan con tener pareja

A veces llegan a terapia personas que dicen que no, que les da igual estar en pareja o no, que solos están bien, que les gusta la soledad. Con el tiempo, lo que acabamos viendo, es que todas estas afirmaciones eran una forma de protegerse ante algún tipo de miedo: a no tener pareja, a no ser capaz de encontrarla o a sufrir en la relación.

Asociamos tener pareja con crear una familia

Como si ser pareja fuera igual a ser mamá y papá. Recuerdo que, cuando mi hija era pequeña, al conocer a una persona adulta siempre preguntaba: ¿y él de quién es papá? Como si el mundo se dividiera en papás, mamás, hijos, hijas, abuelos y abuelas. Y le costaba entender eso de que alguien no fuera mamá o no fuera papá.

Tenemos muy interiorizada esta forma de ver la pareja, una muestra de ello es que seguro que en tu infancia has jugado más de una vez a mamás y papás.

Las tareas que acompañan al sueño dorado: trabajo, pareja y familia

Y es que, en cada etapa de nuestra vida, nos corresponden unas tareas y unos retos que son comunes a todas las personas en la sociedad occidental. Las tareas que nos tocan cuando llegamos a la edad adulta son crear la que será nuestra profesión, encontrar pareja y crear una familia. Entonces, al llegar a esta edad, sentimos como una especie de fuerza interna que nos lleva a realizar esa tarea, seamos conscientes de ello o no.

Si quieres profundizar en este aspecto, puedes descargar el eBook ‘Desafíos, tareas y peligros de cada etapa de tu vida familiar. Una Guía imprescindible’. En ella encontrarás qué tareas, retos y peligros vas encontrando en cada una de las etapas de tu vida familiar.

Además en este vídeo te cuento en profundidad qué es el ciclo vital.

Persiguiendo el sueño

Esta búsqueda suele iniciarse en la adolescencia, y dedicamos a ella varios años de nuestra vida. En este tiempo, se puede estar en sucesivas relaciones, algunas breves otras más largas, como en una incesante búsqueda de esa que será ‘la pareja’. Durante esta época puede ser angustiante sentir que eso no ocurre, que no llega. A menudo la persona se compara con los que ya tienen pareja y se siente en desventaja.

Y llega un día en el que un alto porcentaje de las personas, encontramos a ‘la pareja’. Una que dura en el tiempo, y con quien se decide convivir dejando finalmente la casa de los padres. También un alto porcentaje de personas deciden en algún momento de la convivencia, tener descendencia.

 

LA SEPARACIÓN Y LOS DAÑOS COLATERALES

 

Cuando el sueño se rompe

Pero entonces, pasados unos años, llega el momento de la decepción y la ruptura de pareja. O, mejor dicho, la suma de las decepciones, que acaban en algún momento con la ruptura de la pareja.

Da igual si el detonante ha sido una infidelidad, una discusión o qué es lo que ha ocurrido. Aunque la pareja no se dé cuenta en esos momentos, aunque no sean conscientes de ello, LA RUPTURA DE PAREJA ES UN PROCESO. Es como un vaso en el que va cayendo una gota tras otra, lentamente, imperceptiblemente, pero que poco a poco va llenándolo. Hasta que llega un momento en el que el agua rebosa y se derrama por el borde, o en términos de pareja, ésta se rompe.

Y con la ruptura llega la crisis existencial

Claro… si hemos visto que hay como unas tareas que realizar, un proyecto que construir (una familia), y cuando lo he construido, de repente se acaba… entonces, ¿ahora qué? La persona entra en una especie de shock, de crisis existencial, y pasa por un profundo duelo.

Por lo que suelo ver en los procesos de terapia donde acompaño a personas que han vivido una separación o un divorcio, el punto álgido de la crisis existencial ocurre en diferentes momentos, según si la persona ha sido quien ha tomado la decisión de separarse o si ha sido la persona que en principio ha sido abandonada (digo ‘en principio’, porque habitualmente quien deja la relación es quien más consciente es de lo que está ocurriendo, y lo que no funciona es la relación entre ambas personas, con lo cual afecta a los dos por igual).

El desierto para la persona abandonada

Normalmente la persona que ha sido abandonada siente el impacto de la crisis existencial, en el momento en que la otra persona le comunica la ruptura de la pareja, o en el momento que se entera sea por el medio que sea. Y este impacto produce un duelo y la crisis existencial que viene de repente. Si la persona no lo esperaba, se queda vacía, como si de un plumazo se hubiera quedado sin su mundo. Y puede tener la sensación, como si de repente hubiese caído el telón, y hubiera descubierto que lo que creía real era puro teatro.

Territorios desérticos para quien ha tomado la decisión de separarse

Para la persona que ha tomado la decisión, normalmente la situación es otra. Es ella quien ha tomado la situación, y probablemente antes habrá fantaseado sobre cómo será separarse, en qué cambiará su vida, cómo será con sus hijos, etc. Puede que incluso lo haya consultado antes con algún abogado. Esta persona está más preparada. No será tan fuerte el shock de la separación. Aun así, el duelo será igualmente profundo para ambos. ¿Y cuándo vendrá la crisis existencial para esta persona? Más adelante. He observado que, en muchos casos, llega al cabo de 2 años de haberse separado. Y lo hace cuando la persona ve que se había creado unas expectativas respecto a lo que iba a ocurrir, y esas expectativas no se cumplen. Entonces la persona se plantea:

Y esas expectativas no se cumplen por lo que a continuación te cuento.

Los efectos secundarios de la ruptura de pareja

La separación de la pareja tiene consecuencias, que implican cambios fuertes en distintas áreas de la vida de las personas que se separan:

  1. Cambios en el hogar, tanto para la persona que se queda con la casa familiar, como para la que se marcha. Para la persona que se queda, la casa se vuelve un tanto extraña, donde se pueden entremezclar sensaciones de vacío, de que falta algo, de lugar en el que se agolpan los recuerdos de la historia familiar; con cierta sensación de alegría o de calma por un espacio que ahora será exclusivo, donde se espera recuperar la calma. Para la persona que marcha, es un cambio más, un duelo más añadido a todos los que se producen a partir de ese momento.

  2. Pérdida de la familia política, a la que te ligaban afectos y vivencias compartidas. 

  3. Mayor soledad ya que, aunque la relación ya no fuera buena, ambas personas compartían tiempos, espacios y actividades en común, bien fuera en familia o en pareja: ir al cine, a cenar…

  4. Cambios en las relaciones sociales. Si antes solo se salía con familias o con padres, o en pareja, ahora se está ‘soltero de nuevo’. Esto ofrece oportunidades de hacer cosas que antes no se hacían, pero también mayor sensación de soledad.

  5. Sensación de fragilidad y de vacío en las fechas señaladas: Nochebuena, Navidad, Reyes, Pascua… tal vez eran fechas muy señaladas que pasabas con tus hijos y ahora te encuentras con que no están y pierden significado para ti, o te produce tristeza ver que no lo puedes compartir con ellos.

  6. Mayor carga en el hogar, sensación de que no puedes apoyarte en nadie, de que ‘todo es para ti’. La familia se había organizado con el devenir de los años para que cada uno tuviera unos roles. Ahora todos son para ti.

  7. Si estaban casados, para divorciarse han tenido que ir a abogados, etc. tal vez incluso ir a juicio, con la tensión y el desgaste emocional que esto implica, y que arrastra habitualmente a las familias de ambos miembros de la pareja.

  8. Cuando hay hijos ellos también lo pasan mal, desean que sus padres estén juntos. Por otra parte, empiezan a ir de una casa a otra, según con quién están.

  9. En los momentos en los que los niños o adolescentes están con uno de los progenitores, el otro se encuentra de repente con un montón de tiempo libre con el que no sabe qué hacer.

  10. A veces las amistades, familiares, etc. que tenían en común se posicionan a favor de uno, alejándose del otro.

  11. Recuperar áreas que se sentían perdidas: quedar más con los amigos, salir, momentos de soledad.

 

 

CAMINO HACIA TERRITORIOS FRONDOSOS

 

Cómo disfrutar del viaje en tren, a pesar del dolor que trae consigo

Inevitablemente, el viaje en tren entre la película que acaba con la ruptura de pareja y la otra, trae consigo transitar el dolor de las pérdidas que lleva asociada una separación de pareja o un divorcio.

¿Se puede evitar el viaje en tren?

Hay quien lo intenta, pasando directamente de una película a otra, de una pareja a otra. Pero… eso no va a evitar que pase por el duelo por lo que queda atrás tras la ruptura de pareja.

 

Ruptura de pareja

Yo no recomiendo evitar el viaje en tren

Por las siguientes razones:

  • Para iniciar una nueva relación necesitamos mucha fuerza creativa, amorosa y de alegría. Necesitamos construir unos buenos cimientos en los que basarla, que puedan aguantar los embates por los que pasará la relación a lo largo de la vida. ¿Y cómo sentir esa fuerza creativa si al mismo tiempo se está en duelo? Recuerda esa sensación interna cuando estás en duelo… es como si te quedaras sin energía. ¿Cómo construir entonces?
  • Si iniciamos una nueva relación, entonces mezclamos dos procesos, uno de cierre y otro inicio y es un caos. Se mezclan demasiadas sensaciones, emociones, problemas y dificultades.
  • Cuando una pareja se separa, eso no significa que el vínculo, el hilo invisible que los une se haya cerrado. Sigue existiendo entre los dos. ¿Cómo crear un nuevo vínculo, construir un nuevo hilo con otra persona cuando aún se está ‘atado’ con ese hilo a otra persona?

Vamos entonces a lo que nos interesa.

¿Cómo vivir el viaje en tren de la mejor manera posible?

 

Consejos para este viaje

  1. Cierra lo mejor posible la relación. Pon todo de tu parte para llegar acuerdos en los que ambos salgáis beneficiados. No seas demasiado agresivo/a en la negociación, ni tampoco dejes que te agredan. Sé que es muy complicado hacerlo cuando hay tantas emociones mezcladas, tanto dolor, tantas expectativas rotas. Aun así, pon de tu parte todo lo posible para pensar en modo ‘nosotros’, en lugar de en modo ‘tú… y yo…’.
  2. Recuerda que os separáis como pareja, no como padres. Ambos siempre vais a ser los padres de vuestros hijos, a pesar de la ruptura de pareja.
  3. Revisa la película que acabas de finalizar, cómo fue vuestra relación de pareja.
      • Puedes hacerlo escribiendo vuestra historia, mirando fotografías.
      • Mira qué pusisteis cada uno de vuestra parte, tanto para que la relación funcionara, como para que no funcionara.
      • A partir de cuándo empezó a deteriorarse vuestra relación: si lo asocias a un evento concreto (por ejemplo, si fue a partir del nacimiento de uno de tus hijos, o a partir de algo que ocurrió en vuestra vida).

      • Observa qué esperabas de la relación.

      • ¿En qué te decepcionó?

Este es una tarea que puede requerir mucho tiempo para que vayas observando todos los matices de vuestra relación y puedas aprender de ello.

  1. Ve a terapia. Sí, ve a terapia. Lo que ocurre en nuestra relación de pareja no tiene que ver solo con la persona que ha sido nuestra pareja. Tiene que ver con nuestra madre, con nuestro padre, con quién fuimos de niños/as, cómo fue nuestra infancia, lo que pasó en ella, lo que tuvimos y lo que nos faltó. Y todo eso lo ponemos como necesidades que tenemos en la pareja y que pedimos a la otra persona que cubra.

Ir a terapia es una buena manera de hacer tu viaje en tren más llevadero, más útil, más profundo. De aprovecharlo para sacar a la luz los secretos más recónditos, esos que tienes ocultos hasta para ti mismo/a.

 

Si te animas a hacerlo, a empezar tu proceso terapéutico, aquí tienes toda la información:

¡Gracias por compartir!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email