fbpx
El Ciclo de la Vida

El Ciclo de la Vida en Espiral del Mar

¿Qué vas a encontrar en este post?

¡¡Por fin!! Después de un año sin escribir en el blog, por fin vuelvo a hacerlo, y lo hago con un tema muy especial para mí “El ciclo de la vida y sus retos”.

Si me has ido leyendo en Facebook o en Instagram, sabrás que 2018 ha sido un año de muchos cambios para mí. Uno de ellos es el de mi dedicación exclusiva a esta mi casa, Espiral del Mar, que ahora sí ¡tienes sus puertas abiertas para ti!

Hace unas semanas te presentamos nuestra nueva web, y ahora iniciamos una serie de vídeos relacionados con el Ciclo de la Vida, las etapas que lo forman, los retos que se nos presentan con cada etapa y cómo influye eso en tu vida y las dificultades que tienes actualmente.

Tienes aquí el primer vídeo, dividido en 2 partes:

 

 


Y por si prefieres leerlo, ahí tienes la información, aunque la info de vídeos y texto no es exactamente la misma.

 

EL CICLO DE LA VIDA EN ESPIRAL DEL MAR

A lo largo del vídeo iré explicándote los siguientes aspectos relacionados con el ciclo de la vida y que te permitirán comprender cómo afectan sus distintas etapas a tu vida:

  • Qué es el ciclo de la vida,
  • Cuáles son sus etapas
  • Qué desafíos plantea cada etapa
  • Cómo influye todo esto ti y en lo que te ocurre justo en estos momentos de tu vida.
  • Cómo te acompaño desde Espiral del Mar dependiendo de en qué fase del ciclo vital te encuentras en estos momentos.

Este es el primer vídeo de una serie sobre este tema. En los siguientes iré centrándome con mayor profundidad en cada una de las etapas.

 

Los ciclos en nuestra vida

Habitualmente pensamos en la Vida como algo lineal, como que tiene un principio y un fin, y no vemos que es una sucesión de ciclos:

  • El ciclo de las estaciones: primavera, verano, otoño, invierno y las transiciones entre unas y otras.
  • El ciclo día – noche: amanecer, mañana, mediodía, tarde, anochecer, noche.
  • El ciclo de la Luna: creciente, llena, menguante, nueva.
  • El ciclo menstrual en las mujeres: fase preovulatoria, fase ovulatoria, premenstrual, menstrual con todos los cambios físicos, emocionales, energía, etc.
  • El ciclo en la vida de las personas: concepción, embarazo, nacimiento, primera niñez, segunda niñez, pubertad, adolescencia, edad adulta, madurez, vejez, ancianidad + etapas especiales (enfermedad, divorcios, muertes tempranas, etc.).

 

El Ciclo de la Vida

 

Un gran viaje con muchos retos

La vida es como un gran viaje con diferentes etapas que todos tenemos que atravesar. Son como lugares maravillosos que vamos atravesando y en cada uno de esos lugares se nos plantean una serie de retos. Cada uno de estos retos nos permite realizar unos determinados aprendizajes  y adquirir nuevas habilidades, una nueva manera de mirar y entender la vida. Si conseguimos entender cuáles son esos retos e ir transitando cada etapa mirándola con amor y con afecto, entonces tenemos la oportunidad de vivir la vida con mayor sabiduría y  con mayor plenitud, a pesar de los numerosos desafíos que nos plantea.

Este viaje lo describiría también con dos imágenes:

  • Una montaña en la que durante la primera mitad de la vida, aproximadamente hasta los 45 años vas ascendiendo para, a esa edad, llegar al punto más elevado y empezar a descender. Con todas las implicaciones que esto tiene.

 

  • Una espiral en la que al ser concebidos salimos desde el centro de la espiral y vamos caminando a lo largo de nuestra vida en las sucesivas vueltas de la misma, hasta llegar a la línea más exterior (que suele ser aproximadamente en la mitad de nuestra vida), para iniciar de nuevo el regreso al origen, a donde llegamos en el momento de nuestra muerte.

 

 

Prados verdes y puentes

Hay etapas que son como más estables (entre comillas) y otras que son de transición, aunque en realidad continuamente estamos cambiando, continuamente estamos como caminando por este camino o este viaje que es la vida. Para que lo entendáis con una imagen, sería como grandes espacios verdes que son la infancia, la edad adulta y la vejez, y después hay puentes entre unas y otras, que serían la adolescencia, como un puente entre la infancia y la edad adulta. Y así se siente el adolescente, como en tierra de nadie, como en territorio desconocido, puesto que ya no es un niño, pero tampoco es un adulto. Y lo mismo ocurre con la madurez, ya no se es el adulto joven, con toda una vida por delante, con todo un mundo por construir, y aún no ha llegado a la vejez, pero la siente cada vez más cerca.

 

Los retos

Antes hablaba de los retos, y cada etapa tiene unos. Nombraré algunos ejemplos y ya profundizaremos en los retos de cada etapa en los vídeos que publicaremos en las siguientes semanas:

  • En el momento de la concepción dicen algunas tradiciones que el principal reto es la del alma de encarnarse en un cuerpo y la de elegir al padre y a la madre que le acompañarán durante su tránsito por la Tierra.
  • Durante el embarazo el principal reto del bebé es pasar de ser dos células que se han unido, a un pequeño ser humano con plenas capacidades fisiológicas, emocionales, etc. Totalmente ligado y fusionado a su mamá tanto para alimentarse, etc. como para sentir sus emociones.
  • Durante el parto el reto del bebé es atravesar el canal del parto, abrir sus pulmones y empezar a respirar por sí mismo, buscar el pecho de su mamá y empezar a succionar para encontrar alimento.
  • Durante la adolescencia, el reto del adolescente es convertirse en adulto y ello implica romper con sus padres, aprender a tener sus propias ideas, sus propias convicciones, su propia manera de hacer las cosas…
  • En la vida adulta el reto es construir nuestro propio hogar y de construir un modo para cubrir nuestras necesidades (estudios, profesión, etc.).
  • En la madurez, llegamos al punto más elevado de la montaña, o al límite más exterior de la espiral. A partir de aquí nuestras capacidades físicas empiezan a decrecer. Ya no vamos subiendo la montaña, sino bajándola. Es momento de mirar atrás, observar el camino recorrido y hacer balance acerca de cómo ha sido nuestra vida hasta ese momento y cómo queremos que sea a partir de ahora.
  • En la vejez nuestros sentidos cada vez están menos despiertos, tenemos menos capacidad para estar en el exterior. El reto es aprovechar esta oportunidad para volver hacia el interior, hacia nuestro corazón e ir soltando los apegos. Dejamos nuestra etapa laboral, disponemos de más tiempo.
  • En la ancianidad, muchas de las personas que tenían nuestra misma edad ya han fallecido. En muchas ocasiones un miembro de la pareja está enfermo y el otro le cuida, o incluso ha fallecido y el otro se encuentra con momentos de soledad, con menos energía que en etapas anteriores y con la cercanía de la muerte. El gran reto es prepararse para ese momento, para soltar amarras y poder entregarse a la muerte como una vuelta al origen.

 

Duelos

Pasar de una etapa a otra implica dejar atrás lo que he sido hasta ese momento, para pasar a ser otra cosa, y eso hace que tengamos un sentimiento de pérdida, por lo que puede llevar asociado un proceso de duelo. Así, ser adolescente implica dejar de ser niño, dejar de estar bajo el cuidado de nuestros padres, tener que hacerse más responsable, más autónomo. Y aun así, en ese momento estamos subiendo la montaña, y tenemos mucha fuerza, mucho empuje.

Pero cuando llegar, por ejemplo, a la madurez, implica dejar atrás nuestra juventud, estar más cerca de la muerte, implica que nuestros padres ya son muy mayores, que si tenemos hijos, estos también han crecido… es habitual pasar por un duelo en esta etapa.

 

¿Qué ocurre cuando no entendemos el ciclo de la vida?
  • Cuando no entendemos los retos que nos plantea una etapa, los vivimos como problemas y nos peleamos con ellos, o creemos que nos ocurre algo malo.
  • Que dejamos tareas pendientes de una etapa a otra y esto puede ocasionar dificultades en etapas posteriores. Por ejemplo, las personas que en la adolescencia no rompieron el vínculo con sus padres y en la edad adulta cuando tienen pareja continúan con un vínculo tan fuerte con sus padres que dificulta la propia relación de pareja. O por ejemplo, personas que durante su adolescencia no fueron rebeldes, no rompieron con las normas, con sus padres… después en algún momento en la vida, pasan por una especie de ‘adolescencia tardía’
  • Que intentamos quedarnos siempre en un mismo lugar, en una etapa, sin cambiar. Esto se ve muy frecuentemente cuando los hijos llegan a la adolescencia, y los padres siguen tratándolos con las mismas normas, y del mismo modo que cuando eran niños. O en la etapa de la madurez cuando intentamos seguir siendo eternamente jóvenes. Lo cual no es posible y entonces se produce una crisis.  Por ejemplo, la crisis de los 40, la de los 50…

 

 

 

 

El Ciclo de la Vida y Espiral del Mar

 

Si visitas nuestra web www.espiraldelmar.com, podrás comprobar que todas las propuestas que te hago se basan en el ciclo vital. Creo que esta mirada aporta mucha riqueza a la hora de comprender lo que has vivido, cómo ha sido tu vida y cómo eres ahora. Y de este modo ir como sumergiéndonos en tu biografía para volver siempre al presente y ver cómo puedes ahora cambiar las cosas, cómo puedes afrontar las situaciones, tus vivencias de otra manera, teniendo en cuenta la etapa en la que te encuentras, los desafíos que te presenta, lo que tienes pendiente de otras etapas, etc.

Además te ofrezco diferentes propuestas según la etapa en la que te encuentres, los retos que te plantea esa etapa y las dificultades que según mi experiencia acompañando a personas puedes tener en los mismos.

Estas propuestas incluyen tanto realizar psicoterapia individual, de pareja o familiar, como talleres y residenciales de crecimiento personal, talleres online y también lo que llamamos viajes iniciáticos, como “Camino de Santiago: Viaje al Interior”.

Bueno, ya me despido hasta el próximo vídeo. Cualquier cosa que quieras consultarme, estoy a tu disposición en espiraldelmar@gmail.com.

 

¡Un abrazo!

¡Gracias por compartir!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email